Serie Foco en Educación: El trabajo colaborativo, experiencias, visiones y creencias de los docentes

18 de Agosto de 2017
Compartir en redes sociales Compartir en Twitter Compartir en Facebook

La colaboración docente es clave como factor de aprendizaje y mejoramiento. Por eso, un estudio encuestó a más de mil docentes y realizó estudios de caso para analizar las oportunidades de aprendizaje colaborativo y las visiones de los profesores en este tema.

El aprendizaje profesional docente ocurre en la formación inicial, pero también durante el ejercicio profesional, a través de interacciones formales e informales entre profesores, comunidades de aprendizaje, redes o a través de la reflexión personal o común sobre las experiencias en clases. De hecho, el aprendizaje a través de la colaboración docente ha sido reconocido como efectivo en investigaciones internacionales, como por ejemplo el estudio TALIS, y está relacionado con altos niveles de autoeficacia y con mayores grados de satisfacción de los docentes por su trabajo.

En Chile, la colaboración docente como factor de aprendizaje y mejoramiento en contextos escolares tiene décadas de implementación. En la recién estrenada Nueva Carrera Docente, que mejora las condiciones de trabajo docente y establece nuevas oportunidades y derechos de desarrollo profesional inicial y continuo, se reconoce a los equipos de trabajo y a la colaboración como un estándar para la evaluación docente.

En este contexto, un estudio elaborado por el CIAE de la Universidad de Chile, en colaboración con académicos de las universidades Católica de Chile (Sede Villarrica), la U. del Biobio y la U. del Desarrollo y financiado por Fondecyt, analizó los puntos de vista, creencias y experiencias de más de mil profesores sobre el aprendizaje colaborativo, así como las oportunidades de aprendizaje docente informal que ofrecen las escuelas.

El estudio consistió en una encuesta aplicada a más de mil docentes de enseñanza básica y enseñanza media de establecimientos municipales, subvencionados y particulares de tres regiones (Metropolitana, Octava y Novena) y luego  análisis de casos en ocho escuelas de distintos contextos. Indagó en temas como qué elementos facilitan u obstaculizan el aprendizaje informal docente,  cómo describen los docentes las oportunidades de intercambio profesional y qué efecto tienen sobre sus conocimientos prácticos.

Conclusiones

Sobre la base de considerar que las creencias de los docentes mejoran su visión y práctica respecto de la colaboración como medio de aprendizaje profesional, se les preguntó sobre sus creencias acerca de sus colegas y acerca del capital social de sus establecimientos.  Respecto a sus colegas, las respuestas fueron en general positivas: la mayoría creía que sus compañeros de trabajo “pueden manejar hasta a los alumnos más difíciles” y no concordaron en que ellos “no tienen las habilidades para manejar a estudiantes con problemas de aprendizaje”.

Respecto al capital social de sus escuelas, manifestaron creencias positivas sobre la contribución de los alumnos en términos de realizar el trabajo asignado, preocuparse unos de otros  y en ser, en general, confiables.  Respecto a los padres, las creencias fueron menos positivas, especialmente en lo que respecta a “estimular buenos hábitos de estudio en sus hijos”.

En general, los profesores estudiados muestran creencias positivas sobre el aprendizaje profesional informal, pero valoran tipos de colaboración que establecen vínculos más débiles como “compartir ideas” y “hablar sobre problemas docentes” y se muestran más reticentes a dar igual importancia a actividades más demandantes de colaboración, como son la “observación mutua de clases” o la construcción de “equipos de enseñanza”. Según los investigadores, esto puede ser explicado por la falta de tiempo de los docentes.

También se encontraron diferencias entre profesores de Básica y Media: los primeros tienden a dar más importancia a observar las clases de otros, usar material de otros colegas o compartir preparación de clases y participan más activamente en las instancias de colaboración en las escuelas. También tienen una visión más positiva acerca de la participación de apoderados y alumnos en los establecimientos.

Respecto a las diferencias entre regiones y la capital, el estudio encontró que los profesores de Biobio y La Araucanía tienen una visión más positiva de sus colegas y más oportunidades de participar en la toma de decisiones y de observarse a otros colegas en clases.

Al indagar en diferencias urbano – rurales encontradas, los investigadores encontraron que los docentes rurales valoran más a sus colegas y alumnos, la participación de los padres en la comunidad escolar, la observación de clases y la participación en talleres de reflexión, entre otros.

Sin embargo, no hubo diferencias en cuanto a la visión de los docentes ni en sus actividades de colaboración según dependencia de los establecimientos.

Según los investigadores, los hallazgos proveen a los administradores de las escuelas y a los tomadores de decisiones, evidencia para apoyar la colaboración entre docentes dentro de la formación continua docente y como una forma de mejorar el aprendizaje de los niños.

 

Para saber más

El trabajo colaborativo en las escuelas

El estudio de casos consistió en conocer la experiencia de profesores de ocho establecimientos de las regiones Araucanía, Biobío y Metropolitana. Para ello, se entrevistó a los directivos, se  observó el entorno y dependencias y se entrevistó a profesores. Finalmente, se observaron algunas reuniones de trabajo conjunto.

Se indagó en las condiciones del trabajo docente; en las oportunidades para el aprendizaje basado en un trabajo colaborativo formal e informal; en el apoyo y colaboración entre los docentes; y la generación de redes internas y externas, entre otros.

Se concluyó que el trabajo colaborativo no siempre es una prioridad para los establecimientos y que los profesores principalmente lo guían basándose en las instancias formales. Asimismo, se constató que una buena convivencia interna y relaciones cercanas y de confianza entre docentes son elementos fundamentales para el aprendizaje colaborativo.

También se observaron iniciativas muy innovadoras (como reuniones de profesores en la playa, en caso de una escuela rural) o la mantención de propuestas antiguas de desarrollo profesional docente tales como los Grupos Profesionales de Trabajo (GPT), que tienen gran éxito.

 

Sobre el estudio

Nombre: Teacher Informal Collaboration for Professional Improvement: Beliefs, Contexts and Experiences (artículo en revisión, Education Research International)

Autores: Beatrice Ávalos (CIAE U. de Chile) y Martín Bascopé (Pontificia Universidad Católica de Chile, sede Villarrica).

 

Principales resultados:

► Los profesores estudiados muestran creencias positivas sobre el  aprendizaje profesional informal.

 ► Sin embargo, valoran tipos de colaboración que establecen vínculos más débiles como “compartir ideas”  y menos tipos de colaboración que suponen vínculos más fuertes, como la observación de clases.


Fuente: Elizabeth Simonsen - Comunicaciones CIAE

CONTACTO COMUNICACIONES | contacto@ciae.uchile.cl
Cerrar
Sitio optimizado para browser Firefox y Chrome