Taller indagó sobre cómo develar la “caja negra” de la escuela en mejoramiento escolar

15 de Septiembre de 2015
Compartir en redes sociales Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Más de cien estudiantes de Pedagogía de la Séptima Región participaron en seminario sobre mejoramiento escolar, dictado por investigadoras del CIAE.

La escuela es una “caja negra”, que bajo ciertas condiciones de contexto (sostenedor, familias, políticas educativas, etc.) y con ciertos insumos (infraestructura, materiales, recursos humanos, etc.) logra favorecer el aprendizaje de sus estudiantes. Para obtener mayores y mejores aprendizajes para sus estudiantes, es necesario mejorar lo que sucede dentro de ella, Sin embargo, no existe una sola fórmula de mejoramiento, ni un solo factor, sino múltiples factores a nivel institucional de la escuela, a nivel de la enseñanza y de contexto que explican los resultados académicos que obtiene un establecimiento.

Ese fue el tema central del seminario sobre mejoramiento escolar, dirigido a alumnos de último año de pedagogía básica de la Universidad Católica del Maule, realizado el pasado 2 de septiembre en el Aula Magna Monseñor Carlos González en el Campus San Miguel.

El seminario se dictó ante más de cien estudiantes de Pedagogía de la UCM y otras universidades de la región, directores de carrera, académicos, directores de establecimientos escolares y representantes la de Fundación Arauco, y fue inaugurado por el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UCM, Rodrigo Vargas, quien comentó que conocer estas "experiencias exitosas en la formación inicial, tiene por objetivo que los profesionales en formación de la UCM las acojan y las puedan llevar a la práctica en su gestión pedagógica".

En la ocasión, las investigadoras asistentes del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIAE), Nicole Bustos y Tamara Rozas detallaron cuáles son los factores que explican el mejoramiento de una escuela, según los hallazgos de una investigación realizada por el CIAE y Unicef a 3699 escuelas básicas del país, todas aquellas que tuvieran 15 o más estudiantes.

El estudio detectó que el 41% logró mejoras en la década del 2000, pero sólo el 9% tuvo mejoras sostenidas e integrales. El estudio, que se materializó en el libro "Lo aprendí en la escuela ¿Cómo se logran procesos de mejoramiento escolar?", analizó en profundidad a doce de esas escuelas.

Nicole Bustos, psicóloga y magister en psicología educacional de la U. de Chile, explicó que "las escuelas que lograron mejorar, no se comportaban de igual manera, no es que todas tuvieran un patrón común, pero se distingue que estaban en alguna de las 3 etapas de mejoramiento que son: el mejoramiento incipiente, las escuelas que están en vías de institucionalización y las que tienen ya un mejoramiento institucionalizado".

En esta institucionalización, se realizaron estrategias que introducían mejoras en  la convivencia, desarrollo de liderazgo, disciplina de horarios, generaron una identidad de escuela y lograron que sus alumnos sean parte de una comunidad, entre otros aspectos. "Todos ellos permiten un aprendizaje más integral, con objetivos claros y preocupándose por establecer equidad, que es cómo lo hago con los alumnos que se van quedando atrás, lo que está respaldado por una estrategia, una manera de operar que consigue que los resultados vayan en ascenso", relató Nicole Bustos. 

Un oasis en el desierto

La socióloga Tamara Rozas presentó el caso la escuela básica Valentín Letelier de Calama, que pasó de tener muy bajos índices de resultados a llegar a la décima posición nacional en la prueba SIMCE.

¿Cómo lo lograron? El proceso de la escuela Valentín Letelier tuvo dos etapas: en la primera se asentaron las condiciones para el mejoramiento, con el establecimiento de la disciplina, regulación de aspectos de la convivencia, mejora de la autoestima de toda la comunidad educativa, y una alta motivación de alumnos, docentes y apoderados; y en la segunda, el foco se centró en los logros de aprendizaje. En todo este proceso, hubo elementos de continuidad con el aprendizaje como meta principal y una política de innovación y con participación docente. "Un elemento central de esta escuela fue la disposición constante al mejoramiento y eso es relevante porque la Valentín Letelier, pasó por distintas etapas, pero siempre tuvo como horizonte los resultados de aprendizaje, cada paso que dio fue con ese enfoque", resumió Tamara Rozas.


Texto: Comunicaciones CIAE
CONTACTO COMUNICACIONES | contacto@ciae.uchile.cl
Cerrar